Decoracion y arquitectura de una villa en la Haya

BBVH Arquitectura ha diseñado esta Villa en La Haya, Holanda.

Está diseñada para el dueño de una empresa de muebles.

La arquitectura se caracteriza por sus colores oscuros y las grandes terrazas en voladizo, lo que genera un volumen abstracto y compacto al que las terrazas dotan de cierto carácter escultórico.

La casa está construida con una estructura de acero en torno a un núcleo de hormigón y compartimentada con paredes ligeras prefabricadas de madera.

Ubicada en la línea de costa, está pensada para disfrutar de las vistas de los alrededores.

En contraste con el exterior oscuro la decoracion interior esta acabada con un color blanco brillante, con amplias habitaciones. La planta baja alberga la cocina y un gran salón con vistas al mar. Los tres dormitorios de los niños y un cuarto de baño se encuentran en la primera planta, con acceso a una gran terraza. El dormitorio principal con baño se encuentra en el piso superior, conectado a una terraza privada para disfrutar del sol de la tarde.

El espacio interior es todo blanco, los suelos se revisten exentos de juntas vistas. La decoracion de la zona del comedor mantiene el color blanco, pero rompe la uniformidad combinando sillas de diferentes diseños repartidas alrededor de una mesa de formas rectas y depuradas.

Sobre ella dos luminarias de suspensión del modelo Ray S de Flos en cristal blanco.

Dentro de esta decoracion, la explosión de color la pone el sofá modular, en el que además cada módulo esta tapizado de forma diferente.

Debajo de él, una suave alfombra, ayuda a dar calidez al ambiente.

Los muebles en laca brillo contribuyen a potenciar la luminosidad del ambiente y los muebles exentos de tirador potencian la sensación de orden y de un ambiente ligero, limpio y recogido. El fino grosor de la encimera, es otro detalle decorativo que suma puntos a la sensación de ligereza. Todos los electrodomésticos están integrados, dejando las superficies de trabajo despejadas.

Como ya vimos en otro post la madera aporta calidez a los ambientes blancos. Este es otro claro ejemplo.

Esta escalera volada, exenta de contrahuella, permite la libre circulación de la luz natural que se cuela por los ventanales.

A pesar de su diseño que nos transmite la sensación de que está flotando en el aire, la madera se asocia a robustez y firmeza, lo que inconscientemente transmite seguridad en la pisada para el recorrido de esta escalera.

Esta entrada fue publicada en Casas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.